Las intensas nevadas que se registraron en Chubut durante esta semana que provocaron la caída de 37 torres de alta tensión y diversos problemas en la generación y provisión de energía podrían sumar un problema más: que se caiga internet en la región andina y, con ella, la posibilidad de comunicación en días ya no sólo de pandemia sino de emergencia ante eventuales nuevos desastres o inconvenientes por la inclemencia del tiempo.

Si bien las empresas afectadas por la caída de la línea Futaleufú-Puerto Madryn ya tienen personal afectado a la situación y las máquinas de Vialidad están trabajando para despejar la nieve, las operadoras de telecomunicaciones hacen lo propio porque dependen de la energía en sus distintas formas para que las redes continúen operando. Y van contra reloj.

500286

La caída de las torres de energía por las intensas nevadas está provocando problemas en la provisión de servicios en general

Deben llegar a las radiobases con alerta de salida de servicio para abastecerlas con el combustible necesario y, así, continúen operando. En algunas zonas de la Patagonia la acumulación de nieve llega a los 2,5 metros, de acuerdo a lo que informan los medios chubutenses y los técnicos que operan en la zona. En Malargüe, en el sur de Mendoza, donde las máquinas barrenieves cortaron un cable de fibra óptica, la acumulación alcanza los dos metros. A la nieve se suman las temperaturas extremas para realizar las diversas tareas.

Diversas energías, distintos sitios

«La situación es compleja en distintos puntos de Patagonia, principalmente, porque con el temporal y el aumento de caída de nieve, muchos caminos se hacen intransitables, y eso dificulta al extremo el acceso a las radiobases sitios de red. Lo que estamos haciendo es, por supuesto, monitorear permanentemente el sistema de alarmas que nos indica cuando hay un eventual riesgo de caída de servicio; en donde hay riesgo de corte por falta de suministro de energía, buscamos alternativas, como colocar generadores eléctricos. Por otra parte, en donde es posible, reenrutamos las comunicaciones», señalaron desde Telefónica.

El corte de luz producido por la caída de las torres de energía complica uno de los modos en que se suelen abastecer la infraestructura de telecomunicaciones. En los sitios normales, ubicados en zonas urbanas o de rutas principales, las antenas se abastecen con tres tipos de energía.

«Nos proveemos de bancos de batería de respaldo, energía de red y con generadores eléctricos a fin de segurizar la energía para que el sitio funcione todo el tiempo. El generador eléctrico provee unas 20 horas de autonomía, y el banco de batería unas 24 horas. En ese interín, el técnico tendría que llegar a cargar combustible para que siga operando o que vuelva la energía de red», explicó Fernado Sabatini, gerente de infraestructura y mantenimiento de Silica Networks, otra de las empresas que opera en la zona afectada.

Energía y telecomunicaciones de la mano

El especialista explicó, a su vez, que en los sitios más inhóspitos, que es donde se produjeron las caídas de las torres de tensión, se suele usar energía eólica, turbinas de gas o paneles solares pero en este último caso la situación está complicada porque la nieve los tapa o los roban.

«La traza de Silica que cruza por la cordillera va en un gasoducto. Tomamos gas de ahí, usamos turbina de gas que genera energía y un banco de batería. Ahora estamos tratando de instalar paneles que funcionan cuando hay sol pero cuando no hay nieve es un problema», agregó Sabatini.

491054

Las antenas dependen de distintas fuentes de energía y la nieve obstaculiza la provisión normal de combustible o baterías

La línea de 330KV que va de Futaleufú a Puerto Madryn fue la que dejó de operar luego de que se cayeron 37 torres de alta tensión y se perdieron 600 megawatts de generación. Expertos de la zona señalaron que a raíz de esta situación los pozos de petróleo y gas, y las estaciones de bombeo, no tienen alimentación eléctrica, el gas condensa y se congela y se para todo.

Esto podría explicar en parte, asimismo, la baja presión de gas en estos días de temperaturas muy frías porque por esa zona pasan también los gasoductos que llegan a Buenos Aires. Por eso el trabajo de los organismos provinciales y de las empresas que prestan diversos servicios en la Patagonia corren contra reloj y contra las inclemencias del tiempo para que ninguno sufra inconvenientes, y muchos menos los ciudadanos que necesitan servirse de ellos.

Fuente: https://www.iprofesional.com/tecnologia/320216-carrera-contra-reloj-para-mantener-las-comunicaciones-por-las-nevadas