El WiFi se ha vuelto un imprescindible en esta pandemia, pero muchas veces se vuelve un problema. ¿Dónde debe estar ubicado? ¿Por qué falla la señal? Acá te damos algunos consejos importantes.

Es un problema habitual: que el WiFi está “andando lento”, que tiene problemas a determinadas horas, situaciones que hoy se viven más cotidianamente con la gente en cuarentena o saliendo poco, pasando poco tiempo en la calle y mucho dentro de sus casas. Fundamental, además, para que el teletrabajo sea fluido y también para los hijos, que quieren ver streaming o videojuegos en línea.

Aunque, lo primero, es definir qué es el WiFi. “El WiFi es una tecnología de transmisión de telecomunicaciones que brinda una comunicación de manera inalámbrica, es decir, usa señales electromagnéticas u ondas de radio que son transmitidas por el aire desde el equipo emisor, que generalmente es un router, hasta el equipo receptor”, define Misael Bustamante, gerente de proyectos estratégicos y regulación de Silica Networks, una empresa de fibra óptica del Grupo Datco.

“Esta permite conectar y acceder a internet a través de dispositivos electrónicos como computadoras, smartphones, TV y smart watch, entre otros. El funcionamiento de esta tecnología esta normada por un órgano internacional denominado Insitute of Electrical and Electronics Engineers (IEEE), el cual ha definido la tecnología bajo el estándar IEEE 802.11x. Esto permite que los equipamientos emisores y receptores sean compatibles entre sí a pesar de ser de distinta marca o modelo”, añade Bustamante.

La tecnología WiFi transmite información a través del aire, utilizando ondas de radio, mediante un tipo de radiación electromagnética que posee longitudes de onda en el espectro electromagnético. “Las ondas de radio del WiFi, según el estándar antes mencionado, se encuentran principalmente presentes en las frecuencias de uso compartido 2.4Ghz y 5Ghz. Ambas bandas mencionadas se dividen para generar múltiples canales, siendo cada uno capaz de transportar información de interés del usuario”, explica Misael Bustamante.

Y añade que el funcionamiento de estas redes han ido evolucionando en el tiempo.  Inicialmente, uno de los primer estándar del WiFi (IEEE 802.11b) tenía una tasa de transmisión (velocidad) de hasta 11 Mbps y una cobertura limitada, y ahora podemos ver que los actuales estándares de funcionamiento pueden tener velocidades de hasta varios Gbps ( IEEE 802.11ax), mejorando la experiencia del usuario y su distancia de cobertura.

A su juicio, es difícil centrarse en qué construcciones funciona mejor WiFi. Depende, dice, de la frecuencia de operación de la red WiFi. Por ejemplo, señales electromagnéticas que tengan frecuencias de orden de GHZ, como el WiFi, tendrán menos cobertura al interior de una casa que cuente con muros de hormigón. Por otro lado, en construcciones que cuente con materiales más ligeros como la madera, si bien la señal WiFi también se verá afectada, dicha afectación será mucho menor que en el caso del hormigón.

¿Por qué se puede ver afectada la señal? Esa pregunta solemos hacerla cuando falla. Nicolás Silva, CTO de Asimov Consultores, dice que, por lo general, hay dos elementos causantes de una mala señal: “Uno de ellos son los obstáculos físicos entre el emisor y receptor de la señal. Una pared muy gruesa de concreto no va a permitir que las frecuencias radiales pasen de buena forma, por lo que la señal se verá deteriorada en esos casos. Cuando tienes esta problemática se recomienda usar la frecuencia de 2.4Ghz, que es más adecuada para traspasar paredes”.

Y el otro problema común es la interferencia, dice el experto: “En muchos edificios hay gran cantidad de señales inalámbricas y la mayoría operando en la misma frecuencia. Esto hace que haya interferencia entre todos los dispositivos, provocando una señal de mala calidad. Para resolver este problema, se recomienda utilizar la frecuencia de 5Ghz, la cual es menos utilizada por dispositivos inalámbricos, y por lo tanto hay menos congestión e interferencia”.

Fuente: https://laboratorio.latercera.com/laboratorio/noticia/consejos-para-optimizar-wifi/1014086/